La princesa infeliz


El príncipe Eseo y la princesa Lida se conocieron en un baile en la corte imperial. Él era apuesto y atractivo, heredero de un próspero reino, y las princesas competían entre ellas con la esperanza de que las sacara a bailar. Mas Lida, que además de agraciada era astuta y atrevida, ideó un plan para ser ella la elegida. Les dijo a las demás que se veía con él en secreto y que, por tanto, sólo podía pedirle a ella ser su pareja. Las damas, aunque dudaron de la veracidad de tal confesión, se encontraron confusas, y cuando Eseo habló con ellas, se mostraron más distantes de lo acostumbrado.
—¡Qué extraño! —pensó el príncipe—. La semana pasada, en el palacio de Kerak, eran todas muy amables conmigo, y hoy sucede todo lo contrario. No lo entiendo.
Lida aprovechó este desconcierto para acercarse a Eseo y entablar conversación con él. Estuvieron hablando un buen rato hasta que el príncipe, con una sonrisa, la invitó a bailar. Ella aceptó y ya no se separaron en toda la noche.
A partir de entonces, Eseo comenzó a frecuentar el castillo de la princesa, y pronto nació el amor entre ellos. Viajaron por múltiples lugares, tumbándose juntos en los preciosos campos de Melquisenet, visitando ciudades y pueblos, bañándose en las magníficas aguas de Ona y paseando por su larga orilla. Durante este tiempo comenzaron a intimar, y cuanto más sabían el uno del otro, más cerca se encontraban, pues se entendían a la perfección.
No obstante, pasado un año de alegres experiencias, una sombra se cernió sobre ellos. El padre de Lida debía ir a la guerra, ya que un rey rival le disputaba unas tierras bajo su jurisdicción. Desgraciadamente, se encontraba en inferioridad de condiciones, y por ello la princesa estaba muy preocupada.
—No te inquietes —la consoló Eseo—. Yo os apoyaré.
De esta forma, el príncipe reunió a su ejército y luchó sin reservar ningún esfuerzo. Con su ayuda, el monarca enemigo fue expulsado. Sin embargo, la campaña había tenido un coste muy elevado. Eseo había descuidado sus fronteras, y su reino fue invadido por un aliado de aquel al que había combatido. Se encontraba en una situación delicada, ya que difícilmente podría hacer frente a una nueva guerra. Le transmitió su preocupación a Lida, y ella guardó silencio.
Eseo partió, con la firme esperanza de solucionar este contratiempo cuanto antes, para regresar en el menor tiempo posible junto a su amada. Sin embargo, el conflicto se agravó, y nadie apostaba ya por la victoria.
—Excepto Lida —pensó Eseo—. Ella me dará fuerzas para continuar.
Así pues, decidió visitarla para elevar su ánimo, ya que iba a necesitarlo en este trance final, pero cuando llegó al castillo de la princesa, se le comunicó que ésta había ido a una fiesta del emperador invitada por el príncipe Benasar... (¿Quieres saber cómo termina el cuento «La princesa infeliz»? Encontrarás el final en la colección de cuentos Los bosques perdidos).

Los bosques perdidos (2ª Impresión)
© Editorial Babidi-bú.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

esta buena la historia, el final fue medio raro pero es la historia q mas me gusto!!
bessoo 17 de agosto de 2008

Anónimo dijo...

no me gusta que me que se presente un cuento sin final seria bueno que lo relataran completo y a partir de alli se diera una opinion acerca de este sin embargo el cuento se plasma de una manera espectacular.

Anónimo dijo...

ta muy buen pero matartia q el final estubiese asi se t va todoel entusiasmo
les dejo mi fotolog:
/estrellafugazz

Anónimo dijo...

uju!ta muy bueno el cuento.....lo voy a copiar para un trabajo escolar jaja.....no,es mentira.....no se me ocurriria ningun final jaja

Miguel Ángel Villar Pinto dijo...

Último anónimo en comentar:

Hmm, pues sería un interesante ejercicio creativo. Pregúntate cómo te gustaría que terminara; o según lo que ha pasado hasta ahora, qué sucederá con la guerra y cuál podría ser el desenlace de Eseo y Lida. ¿Volverán a estar juntos? ¿Eseo sobrevive o muere en la batalla? Puede haber tantos finales como preguntas te hagas. Lo díficl es decidirse por uno solo. A veces es el que más te gusta, otras el que va más con el hilo del cuento... Pero toda historia siempre pudo haber sido diferente antes de ser terminada.

DANIELA NORIEGA dijo...

ESTA BIEN PADRE Y TE DEJA BIEN PICADO, ME DA CURIOSIDAD SABER EN QUE TERMINA



2 DE DIC. 2008

Minos dijo...

Está clarísimo: el príncipe Benasar le había dicho que en esa fiesta iba a ir una maga muy poderosa, capaz de inclinar la balanza en la guerra, a favor del príncipe Eseo.
La noche de la fiesta, ella conversa con la maga, y ésta accede a ayudarla, con una condición: que Eseo le otorgue un lugar en su reino para construir su nueva Torre de Magia.
En el ínterin, la maga regresa a su palacio y le cuenta a su hermana del pacto con Lida y Eseo. Resulta que la hermana es una de las princesas que fuera toreada por Lida, así que le sugiere que la saque del camino, para que la hermana de la maga ocupe su lugar.
¿Quieres saber cómo termina el cuento? Pues tómate el día libre, un buen paseo, ¡y listo!
No hay nada como ver caer las hojas de los árboles...

eliana granger dijo...

como se hace para ver el final del cuento? quien es el autor???

Publicar un comentario