Búho Grande


Comenzaba la primera mañana tras el invierno cuando, por las ramas de los árboles, se deslizaba el piar de unos recién nacidos. En lo alto de una de ellas, tres búhos acababan de venir al mundo. Parecían ser sanos y fuertes, pero uno de ellos era mucho más corpulento que sus hermanos, y su apariencia bien distinta. Esa notable diferencia quedó marcada en el nombre que le fue puesto, «Búho Grande».
Al principio nadie en todo el bosque le dio mayor importancia, pero a medida que el tiempo fue transcurriendo, el contraste entre Búho Grande y su linaje se acrecentó tanto, que nada parecía tener en común con él a excepción de las plumas, el pico y las garras. Como era más grande que cualquier otro animal del bosque donde vivía, nadie se atrevía a molestarle con palabras, pero la mirada con la que todos le observaban bastaba para hacerle desdichado.
—Bicho raro, extraño, anormal —eran los pensamientos que todos callaban en sus bocas, pero que en sus ojos cobraban vida.
De este modo fue creciendo Búho Grande, infeliz, hasta que llegó el día en el que, con alegría manifiesta, alcanzó la edad suficiente para ser considerado adulto. Ese mismo día vería cumplido su más grande deseo: ir de caza con su padre y sus dos hermanos. Así sucedió. Búho Grande se dirigió con ellos al corazón del bosque y, una vez allí, aquél comenzó a iniciar a sus retoños en la técnica de la cacería:
—Ahora, hijos míos —les dijo desde la rama de un árbol—, fijaos bien en cómo se ha de hacer para cazar ratones. Es importante que prestéis mucha atención, porque si no lo hacéis como yo, huirán. ¿De acuerdo?
—Sí, padre —le respondieron Búho Grande y sus dos hermanos.
—Bien. Entonces mirad debajo de aquella encina. ¿Veis a aquel ratón que está atareado en roer una bellota?
Sus tres hijos asintieron. Entonces, se lanzó al vuelo sorteando las numerosas hojas de los árboles, evitando el contacto con ellas para impedir que el ratón se percatase del peligro, y de este modo, logró un sigilo prodigioso que le permitió abalanzarse sobre la presa y atraparla limpiamente.
Las atentas miradas de sus hijos no habían perdido detalle, por lo que el primero de los hermanos de Búho Grande imitó a la perfección los movimientos y consiguió atrapar a otro ratón. El segundo de sus hermanos, que era un poco despistado, necesitó dos intentos para lograrlo, ya que la primera vez olvidó que no debía rozar las hojas de la frondosa floresta y el ratón escapó. Ya por último, le tocó el turno a Búho Grande, quien había memorizado con la mayor precisión hasta el más mínimo detalle.
No obstante, aun conociendo todo lo necesario para no errar, Búho Grande no consiguió atrapar a su presa ni a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera vez que lo intentó. Muchas otras tentativas siguieron, pero Búho Grande seguía sin lograr captura alguna. Debido a la gran longitud de sus alas desplegadas, éstas siempre rozaban las ramas, delatando su presencia al ratón.
—Volvamos a casa, hijo —le indicó su padre tras otros muchos intentos.
Búho Grande miró entonces a su progenitor y a sus hermanos. Vio en sus rostros una expresión de gran decepción. Se sintió muy apenado y dolido.
Herido en su orgullo, decidió no volver hasta que fuera un gran cazador y todos se sintieran orgullosos de él. Por ello, contestó de este modo:
—Id vosotros. Yo iré más tarde.
—Como quieras, hijo —le respondió su padre—, pero no te demores demasiado.
Una vez se hubo alejado su familia, Búho Grande continuó esforzándose en mejorar sus cualidades como cazador de ratones, incluso llegando a arrancarse muchas de las plumas de sus alas para recortar su tamaño, aun a pesar del terrible dolor que esto le producía.
La noche pasó y llegó el día, pero los resultados que Búho Grande había obtenido eran nulos. Todos sus intentos habían sido en vano, todos fracasaban. Sin poder soportar más esta situación, emprendió un vagar errante que al término de muchos días y noches, le condujo a los lindes del bosque... (¿Quieres saber cómo termina el cuento «Búho Grande»? Encontrarás el final en la colección de cuentos Los bosques perdidos).

Los bosques perdidos (2ª Impresión)
© Editorial Babidi-bú.

5 comentarios:

Julio César Hernández Pineda dijo...

Está muy chévere su cuento, voy a seguir de masoquista leyéndolos y quedando a medias.

¿Dónde se puede conseguir el libro?

JR

Miguel Ángel Villar Pinto dijo...

¡Qué tal, Julio César! Me alegro de que te hayan enganchado. Lo de que no estén completos, pues ya te imaginarás, ¿no? Pero muy graciosa tu forma de expresarlo jejeje Pues verás, siendo de Colombia, lo mejor es que lo pidas directamente a la editorial (www.edimater.com) y ellos se encargarán de hacértelo llegar. Espero, no obstante, que hayas disfrutado con la lectura, aunque sea a medias (risas)
Un abrazo.

j4ur14 dijo...

oh!! me últimamente estas historias de seres distintos me conmueven mucho. Pese a ser un cuento para niños, intuyo una profundidad más para adultos. La soledad del desprecio es algo muy muy triste.

Lindo cuento.

saludos.

Christian Cejas dijo...

El comienzo es realmente prometedor. Me encanta la literatura para niños con un patio de atrás.
Un abrazo desde Buenos Aires.
Christian.

Miguel Ángel Villar Pinto dijo...

Me has cogido in situ jejeje. Sí, es verad, las pequeñas cosas son un reflejo de las grandes, lo sencillo de lo complejo...
Otro abrazo desde España, Christian. Gracias por pasarte.

Publicar un comentario